Sobre mi obra

Crear es vivir y se vive para crear

Llego al collage buscando una nueva forma de expresar lo  que nace en mi interior.  Me acerco al arte de los recortes, desde el desconocimiento, pero con cautela y mucho respeto. Al poco tiempo, soy consciente  de que se trata de un mundo  lleno de posibilidades creativas para contar lo que quiero. Esto me motiva, cada vez más, a continuar practicando e indagando en la técnica collagera.

En este  camino de aprendizaje, se puede observar los cambios en mi estilo, en las formas, en las combinaciones, en las superposiciones, en las texturas y en la manera de experimentar con los recortes. Siempre buscando la mejor manera de transmitir lo que yo siento dentro mí.

La mayoría de mis collages los construyo en mi mente como una idea nacida de la realidad, de la propia vida, de mi capacidad sensible y reflexiva. A medida que crece, a medida que pienso en ella más y más, soy capaz de elaborarla. Me centro, ante todo, en la mujer y su presentación en el mundo: sus múltiples posibilidades, los mundos que habita y los que podría y debería habitar.

Me fascina mezclar lo actual con el pasado. 

Cuando trabajo y cada recorte encaja en su sitio, cuando las luces y las sombras se sitúan en su justo lugar, cuando las piezas grandes y pequeñas se integran es cuando me doy cuenta de que la imagen creada, esa en la que plasmo mi idea, rebosa emocionalidad. Es un escenario en el que los personajes transmiten lo que yo quiero para que el resto del mundo pueda contemplarlo. 

Otras veces, los recortes toman vida y son ellos los que me muestran el camino (igual me sucede con los personajes de mis novelas), me llevan de la mano para crear magia. Sí, magia. Imágenes mediante las que se transmiten sus emociones, no las mías.

Con mis trabajos, de uno u otro estilo, tipo o técnica quiero activar al espectador. Provocar en él algún tipo de movilización de recuerdos, fantasías, misterios o pensamientos. Que escarbe para sacar que hay más allá de lo que se le manifiesta a simple vista.

Crear es vivir y se vive para crear, de algún modo.